BLOG


Hemos otorgado cualidades erróneas al tiempo. Crecimos amplificándolo al nivel de una deidad que no corresponde a nuestra realidad actual. ¿Por qué? Porque estamos acostumbrados de dejarle toda carga al paso de las horas.

Pero, ¿es esto correcto? ¿Existe una verdadera razón para ver el tiempo como algo más que una simple unidad de medida? La respuesta podemos verla en la historia misma. Cuando estamos frente a ella, vislumbramos acciones; no solo una cantidad de minutos. Entonces, ¿por qué darle la ilusa capacidad de una sanación incompleta?

Debemos entender que el tiempo solo es un medio y que a través de él podemos llevar a cabo muchas cosas pero, para ello, son necesarias las acciones y eso no viene incluido en un cronómetro. Podemos verlo de la manera tan simple como dejar que él cuide de una herida que fue abierta en la piel y nunca ha sido tratada. El tiempo por sí solo no cura, solo es capaz de crear cicatrices superficiales que pueden volver a abrirse en simple y sutil roce, incluso causando un dolor más potente que su versión original.

Para sanar un corazón roto se necesita tiempo, sí, pero también se requieren esfuerzos para batallar contra los recuerdos que dañan. Para perdonar, unos cuantos segundos no son suficientes; también debemos aprender cómo soltar lo que nos hiere. Para estar mejor con nosotros mismos y querernos completamente como somos, tenemos que trabajar a diario hasta lograr mirarnos frente al espejo y aceptar lo que está frente a nuestros ojos.

Hay sueños que no podemos alcanzar de un día a otro. Existe una infinidad de lugares a los que no podemos llegar en cuestión de horas. Encontraremos frutos que requieren más días para madurar que otros. Sin embargo, es esencial preguntarnos:

¿En qué momento el tiempo deja de ser relativo al hacer? ¿Por qué dejarnos llevar por la vaga idea de que las agujas de un reloj tienen algún tipo de control sobre el curso normal de las cosas? ¿Hasta qué punto hay que dejarse dominar por un elemento tan endeble? Las plantas crecen luego de un largo período pero, siempre y en todos los casos, necesitan la luz del sol.

De esa manera, necesitamos de nosotros mismos. Tenemos que levantarnos y dar cuantos pasos se demanden para caminar.

El tiempo no es amigo, no espera, sigue su rumbo sin detenerse jamás. El tiempo es vida y hay que decidir cómo vivirla.

Versuasions en Español by Angie Prieto.

Read More


Kurt Vonnegut Jr dijo un día “el arte no es una forma de ganarse la vida. Es más bien una forma muy humana de hacer la vida más soportable”. Y vaya que tenía razón. La mayoría de nosotros ha crecido creyendo que el arte es aquello que podemos ver en una gran pantalla, en las más costosas vitrinas o en las más aclamadas galerías pero no, su concepto va mucho más allá de lo que las banalidades más simples de la vida pueden denotar. 

Todo aquel que intenta definir el arte se topa con la barrera de la imposibilidad, llegando a preguntarse “¿Qué es el arte? ¿Realmente existe o solo nos dejamos llevar por formalidades y simbolismos?”… Pero lo cierto es que, difícilmente, alguien podrá llegar a tal punto en el que pueda explicar con palabras lo que sus cuatro letras representan.

Desde muy pequeños, nos han inculcado la importancia de dibujar y plasmar nuestras ideas en un trozo de papel lleno de colores, sin embargo, muy pocos nos enseñaron la verdadera importancia de expresar lo más profundo de nuestra alma a través de lo que creamos. Y es eso, precisamente, lo que es el arte. El  arte es crear.

Mucho más allá de un concepto estético, el arte es transmitir emociones, contar historias compartir experiencias a través de cualquier manera sea posible para nosotros. No se trata de una pintura valorada en montones de dinero ni en una escultura destinada a adornar las ciudades más visitadas del mundo, no. El verdadero arte es aquel que crea vinculos, une corazones, construye relaciones y, como ninguna otra cosa en el universo; permite que seamos libres.

El arte es percepción pura y genuina. Es lo que mis ojos ven a través de lo que compone mi alma, sí, pero también es lo que tu ser percibe a través de su existencia. Todo lo que nos rodea es arte y, como tal, vive de forme diferente en cada individuo que entra en contacto con él.

El cantar de los pájaros en las mañanas soleadas, el petricor que inunda cada rincón en los días más lluviosos, los inmensos prados cubiertos de flores y un verde espléndido, los versos que improvisaba tu mamá para ayudarte a dormir, las baladas que cantaba tu padre con vergüenza mientras podaba el jardín e, incluso, los poemas que escribiste a cada uno de tus amores fugaces forman parte de tu arte.  

Aquello que le da sentido a tus días es arte. Y tú, en la vida de muchos, también eres arte.

Read More


El amor verdadero no nace o surge de un día para el otro, sino que se construye de a dos, día a día con cada experiencia que se vive con el ser amado. Muchas veces sentimos un amor hacia alguien que nos desborda, que nos sale por los poros y es tan fuerte que se nos escapa de las manos y perdemos el control. Sin embargo, al otro parece no bastarle y no entendemos cómo puede ser que no le alcance si nos estamos brindando por completo.

Como mencioné al comienzo, el amor verdadero se edifica de a poco y no le basta solo las buenas intenciones, necesita compromiso, empatía y comprensión. Mantener vigente el amor requiere de un aprendizaje y dedicación constantes de ambas partes.  A continuación, te invito a que repasemos juntos algunos pensamientos que giran en torno al amor verdadero.

Aprender a amar

¿Por qué mi pareja es infeliz si la amo con locura? Pues no es cuestión de cantidad sino de calidad. El amor verdadero se refleja en la capacidad que tenemos de comprender al otro, en querer conocer sus anhelos, sus deseos y sus problemas para de esa forma amarlo como necesita y no como nosotros pensamos que le hace bien. Solo sabiendo lo que el otro precisa, seremos capaces de brindarles un amor verdadero que los haga felices.

Si no eres feliz, no hay amor verdadero

Cuando digo “ser feliz”, me refiero a que tu estado general en compañía de tu pareja debe ser el de felicidad y gozo. Por supuesto que existen momentos de tristeza y dolor que forman parte de la vida misma, pero si tenemos en cuenta la vida en conjunto compartida con tu pareja, la balanza se debe inclinar hacia el lado de la felicidad plena. Si la tristeza y el dolor se han adueñado de un corazón, entonces será momento de cerrar una etapa y comenzar otra. El amor verdadero no lastima, sana; no apresa, libera.

Me quiero, te quiero

Cuando aprendes a quererte y valorarte estás dando el primer paso a lograr relaciones saludables. Tu mente y corazones sanos solo atraerán un amor verdadero basado en la comprensión y en un compromiso auténtico y firme que trascenderá las barreras de lo superficial y lo efímero.

Te amo como eres

Amar verdaderamente al otro es también amar sus defectos, porque si solo nos enfocamos en sus virtudes, estaríamos viviendo un amor irreal, incompleto y con fecha de vencimiento. Amar al otro con sus luces sombres, es amor de verdad.

Versuasions en Español  Señora Jimena Freytes

Read More


Si sientes que tu día a día está dominado por una tristeza que insiste en quedarse a tu lado hagas lo que hagas, si experimentas una infelicidad que pareciera no tener fin y un desgano permanente, entonces debes prestar atención porque puedes estar sumergido en una depresión.

Cuando te levantas cada mañana con la sensación de que tu cuerpo pesa una tonelada y no encuentras motivos que valgan la pena enfrentar un nuevo día, es hora de actuar… y rápido. Porque la depresión avanza silenciosamente y cuando menos te des cuenta te quedarás sin energías ni ganas de vivir. Pon en marcha estos cinco consejos para terminar con tu depresión ahora mismo y empieza a sanar tu ser.

  1. ¡Actívate!

La pasividad es la conducta favorita de la depresión, por eso lo primero que debes hacer es mantenerte activo. Haz una lista de lo que te gustaba hacer y sencillamente proponte hacerlo, sin excusas ni auto sabotajes que te dejen a mitad de camino.

  1. La lista de la verdad

Papel y lápiz en mano porque ha llegado la hora de escribir todo aquello que te está pasando. Luego, intenta identificar las emociones que esas cosas te generan y finalmente trata de buscar sentimientos alternativos a los que ya conoces. Es una forma de ir modificando paulatinamente pensamientos negativos y convertirlos en visualizaciones positivas.

  1. Actividad física

Las endorfinas que genera la práctica de un deporte o cualquier actividad física es un primer paso excelente para poner en marcha la lucha contra la depresión. Por otro lado, fortalece el cuerpo y tu sistema inmune y promueve un buen descanso y sensación de bienestar.

  1. Cambio de hábitos

Hacer cosas nuevas, probar actividades que antes no habías hecho nunca también puede ayudarte a descubrir que hay otra vida que puede regalarte satisfacciones diferentes. Curso de cocina, taller literario, clases de pintura… y la lista es interminable.

  1. Busca tus amigas y amigos

Somos seres sociales por naturaleza, por lo que juntarte con una amiga que pueda escucharte, llorar contigo, reír juntos, abrazarte y contenerte por un rato puede ayudarte muchísimo a enfrentar la depresión.

Querer salir de la depresión supone tomar una firme decisión y obrar en consecuencia. Si a pesar de hacer de todo no logras sentirte mejor, será tiempo de comunicarte con un profesional que pueda ayudarte. La vida es una sola y con cada amanecer que te regala te está pidiendo que la vivas y que no la dejes escapar.

  Versuasions en Español  Señora Jimena Freytes

Read More


¿Recuerdas cuando ibas a una tienda a escoger una tarjeta de regalo para un novio, novia, padres o amigos? Si eres un centennial, te contamos cómo era esa extraña costumbre ya prácticamente perdida y la inigualable alegría que generaba un simple trozo de papel cargado de emociones.

Te acercabas a unos estantes, donde encontrabas decenas de tarjetas temáticas. Algunas eran románticas, otras amistosas y muchas divertidas e ingeniosas o motivadoras y energizantes. Te tomabas el tiempo, leías todas hasta encontrar la ideal. Esa tarjeta que resumía a la perfección el mensaje que querías regalarle a una persona muy importante en tu vida.

En la actualidad, vivimos conectados con nuestras redes sociales y conocemos cada dato minúsculo que nuestros conocidos realizan en Instagram o Facebook pero cada vez dedicamos menos tiempo a escoger regalos especiales para nuestros seres queridos, y aún menor es el tiempo que utilizamos para regalar palabras.

En Versuasions estamos convencidos que dar de manera generosa y añorada es el primer motor de un cambio positivo en la sociedad. Creemos que las palabras pueden curar, alegrar, hacer reír y brindar felicidad. Es por ello que nuestro lema es Connecting your world with words, conectando tu mundo con palabras.

Un versuade es una combinación única de  frases e imágenes 100% inéditas, que podrás hallar en diferentes categorías para luego descargarlas y obsequiarlas a quien desees.

Te invitamos a ser parte de la cadena de Versuasions. Puedes elegir a 10 personas especiales en tu vida como un padre, una hermana, un hermano, un mentor, un amigo, tu pareja o tus hijos y decirle aquellas palabras que le transmitan todo lo que sientes.

Un mensaje único para personas únicas que se sentirán felices de leerte y saber que te has tomado el tiempo de elegir a la perfección las palabras correctas en lugar de utilizar una frase mil veces vista en internet.

Mientras continuamos este increíble viaje juntos, te alentamos a compartir en tus perfiles sociales y descargar nuestro contenido con aquellos que consideres parte de tus 10 personas especiales.

También puedes seguirnos y participar de nuestro blog y competir anécdotas, experiencias y opiniones que nos puedan enriquecer social y emocionalmente.

Vivimos en un mundo híper conectado pero muchas veces evitamos hablar abiertamente de nuestros sentimientos y emociones ya sean positivos o negativos.

En Versuasions tenemos un lugar especial para dialogar y aprender de todo aquello que sentimos para lograr ser personas con mayor autoconocimiento y más felices y conectadas verdaderamente a nosotros mismos y a nuestro entorno

¿Por qué nos apasiona esta iniciativa?

¡Porque todas las personas necesitan una voz, alguien que pueda relacionarse al nivel más humano y cálido posible!

Te ayudaremos y nunca te decepcionaremos porque creemos que el realismo que necesitas está justo enfrente tuyo .

Y por cierto, si nuestra propuesta es demasiado controvertida, nos disculpamos de antemano. Este es el mundo en el que vivimos pero nosotros podemos lograr que este mundo sea un sitio más humano y agradable para todos.

Versuasions en Español by Ivana Nazareno

Read More


Hoy les traigo un tema que está en boga: las famosas Apps de citas y sus repercusiones en la salud mental. Aunque suene drástico, estas aplicaciones también tienen su lado oscuro, y yo se los contaré para evitar que caigan en un hueco depresivo, sobre todo cuando ese “príncipe azul” resulte un sapo que ni con el beso de Lady Di pueda cambiar su forma.

Pero antes, necesito que se tomen el tema muy en serio. Recuerden que no todo lo que brilla es oro, por lo que la primera cita se puede salir de control si no ponemos atención. ¿Qué quiere decir esto? Que –como todo– las Apps de citas se prestan para engaños, manipulación, daños psicológicos, etc.

Pero… un momento. Tampoco quiero malas interpretaciones. Faltaba más. No todos los usuarios son personas peligrosas; simplemente quiero alertarlos ante cualquier situación sospechosa y animarlos a que tomen medidas preventivas, como alejarse de quien los acosa, los esconde y los obliga a hacer cosas que no quieren.

Dicho esto, hagamos un ejercicio de abstracción y volvamos al instante en el que decidimos usar alguna de estas aplicaciones para encontrar pareja. Si llegaron a crear una cuenta es porque buscaban algún tipo de relación, ¿cierto? A ver si adivino… ¿el amor de su vida? ¿Amigos? O… ¿Alguien con quien ligar? ¿Sexo, tal vez? Desde aquí puedo ver sus sonrisas. Tranquilos(as), no pasa nada, todos hemos buscado alguna de estas cosas por internet.

Ahora, ¿qué pasa si les digo que en estas Apps también podemos toparnos con personas desagradables? Pues sí. El solo hecho de hablar con alguien del que solo conocemos su nombre de usuario supone un gran riesgo físico (si se llega a tener un encuentro presencial) y emocional, ya que se trata de un completo extraño, del que desconocemos su comportamiento.

Sí, chicos(as), ¡qué difícil es amar en tiempos de internet! Y más cuando no estamos seguros de con quién coqueteamos. Pero ojo, que hay casos en los que nosotros también hacemos lo mismo –claro, no llegamos a extremos peligrosos– : cuando mentimos sobre aspectos cotidianos de nuestra vida para sonar interesantes y parecer cool.

En fin, todo no es tan rosa como parece… y aunque es verdad que a través del internet solemos pasar a las personas por diferentes filtros (gustos y preferencias) para reducir la posibilidad de que algo malo nos pase, esperar conseguir una relación por este medio acarrea consecuencias negativas para la salud mental. Entonces, para determinar qué tan saludable son las Apps de citas, te explicaré algunas razones que indican que estamos valorando la realidad y, sobre todo, las relaciones de pareja de manera errónea.

Mostramos algo que nos somos

A veces mentimos por temor a no agradar al resto. Sin embargo, la cosa se complica cuando este comportamiento persiste, convirtiéndonos en mentirosos compulsivos. También, –si es que ya no lo hacemos – odiaremos nuestra vida y nos frustraremos porque no somos esa imagen falsa de la que tanto alardeamos en las redes. Claramente, hay cierta vergüenza por el propio ser, y cuando esta vergüenza es excesiva, desencadena en depresión, trastornos de ansiedad, etc.

Y bueno, de más está decir que nosotros también podemos salir timados. ¡Y vaya decepción que nos llevaremos al descubrir que alguien nos es lo que decía ser!

Estamos expuestos al rechazo

Hello! Denle la bienvenida a la “ansiedad” porque “nadie” de la comunidad virtual muestra interés en ti. Es propio de las Apps de citas que sus usuarios evalúan y elijan a su posible pareja de manera superficial: altura, peso, color de ojos y un montón de cosas que, a la hora de establecer una sana relación, poco importan. Es decir: cuando se muestra interés por alguien nada más que por como luce físicamente, los problemas dirán presente.

No nos caigamos a mentira, los senos grandes no garantizan eficacia en la comunicación de pareja, ni mucho menos buen sexo, pero lamentablemente la prioridad del coqueteo virtual es dar con una cara bonita, que cuando nosotros no la “tenemos”, inmediatamente nos cantan “Thank you, netx”. De verdad les digo que estas aplicaciones son como un casting de belleza, donde muchos no pasan ni la primera prueba y constantemente le juzgan su físico.

A veces también nos creemos intocables y capaces de soportar el rechazo… total, son personas que ni conocemos. Pero mientras más rechazo, más cuestionamos nuestra capacidad de encontrar pareja… precisamente en una aplicación de encontrar pareja. Esto es muy decepcionante para el ego, razón por la que aparecen pensamientos negativos como “Nunca encontraré novio(a) porque soy muy feo(a)”.

No somos prioridad

No quiero sonar extremista, pero todo Don Juan –o persona que coquetea con muchas otras– debería recibir un castigo. Es que flirtear con muchos a la vez desencadena, en las “victimas”, sentimientos y pensamientos negativos sobre sí mismo.

Hay quienes siguen el juego, esperando cambios positivos en la relación. Pero ahí se les pueden pasar días, y nada. Lo mejor es decir adiós y evitar el apego emocional con quien no lo merece. Chicos(as), si una vez que han pasado al siguiente nivel de la relación virtual, es decir, intercambiado números y redes sociales para mayor contacto, y la otra persona no muestra interés en responder, no insistan y corten de una porque nadie merece que lo tengan en un segundo plano.

Y ustedes tampoco sean parte de este juego macabro porque este comportamiento genera, en los otros, sentimientos de culpa y auto insuficiencia. También afectan la valoración de las relaciones humanas, ya que cuando alguien irrespeta nuestros sentimientos y nosotros seguimos insistiendo con esa persona, le facilitamos las cosas para que haga con nosotros los que le venga en gana.

En resumen, tenemos que ser 100% honestos en nuestras relaciones (virtuales y no). Mentir a través de fotos, sobre lo que decimos o hacemos, no es sano, más bien es sinónimo de que estamos creando un falsa realidad… Exactamente como el juego de Expectativa vs Realidad, donde lo que vemos en las pantallas no concuerda con la realidad… e imagínate el lío que se va a armar cuando los demás se enteren de que los has engañado. Por otro lado, es una falta de respeto para quienes se están comprometiendo contigo en una relación; es decir, sí o sí alguien (o todos) va(n) a salir lastimado(s).

Por mi parte, te invito a buscar ayuda profesional para que nunca más sientas vergüenza de ti. También, podrías animarte a contar tu historia en los comentarios, que nosotros haremos todo lo que esté a nuestro alcance para guiarte.

Helena Mendoza

Con mucho amor y mucha verdad.

Read More


Las redes sociales también afectan negativamente tus emociones y tal vez no te has dado cuenta. Aunque parezca increíble pueden perjudicar la salud mental de los usuarios, hasta el punto de causarles problemas psicológicos como depresión y/o ansiedad.

Por lo tanto, es sumamente importante tener conciencia de que las plataformas digitales son un arma de doble filo: aunque tienen beneficios, también generan efectos nada favorecedores para las emociones, sobre todo por su inadecuado uso. Nosotros los jóvenes somos las personas más vulnerables, ya que “nunca” hemos imaginado un mundo sin internet y sin Smartphone.

Te voy a dejar un cuestionario, y si los “si” superan los “no”, entonces las cosas no andan bien: ¿Pierdes más tiempo de lo que crees en las redes sociales? ¿Sientes la necesidad de postear cada cosa que haces o dices? ¿Te sientes inseguro cuando la cantidad de likes es menor a la esperada?

Por otro lado, esto no quiere decir que todos los usuarios se verán afectados emocionalmente. Todo depende del tiempo que le dedicas a las redes. Específicamente, si crees que no existe un mundo más allá del digital, probablemente requieras ayuda. Para ayudarte, te traigo algunas razones o comportamientos que reflejan que las aplicaciones móviles impactan negativamente en nuestras emociones.

No duermes, ni sabes qué hora es

Las redes sociales causan problemas como la falta de sueño y la perdida de noción del tiempo. A muchos les cuesta irse a dormir sin revisar el móvil, y cuando lo hacen pasan toda la noche en línea. También, sucede que durante el día comen a destiempo por estar absortos en el mundo digital.

Apuesto a que también has utilizado el móvil –o la computadora– toda la noche. Estos comportamientos son tan comunes que llegamos a considerarlos normales e inofensivos, cuando no lo son. De hecho, cuando son recurrentes, terminan por repercutir en nuestro rendimiento físico y emocional. Por ejemplo, si no duermes por lo menos ocho horas diarias, difícilmente podrás prestar atención en el día, ya que estarás agotado mentalmente y, entonces, la torpeza mental será tu nueva compañera de vida.

Te aíslas y pierdes interés por el mundo real

Las personas que están pendientes de registrar momentos de su vida para publicarlos tienden a perderse y disfrutar de estos momentos. Para ellos, en una cena con amigos es más importante mostrarle a la comunidad virtual lo que hace, que conversar cara a cara con su entorno inmediato.

Las redes sociales nos alejan tanto de la realidad que somos capaces de presenciar un choque y seguir metidos en el teléfono, también de no escuchar cuando nos hablan cara a cara, pero sí de responder por DM en cuestión de segundos.

El móvil y las plataformas nos mantienen hipnotizados (o idiotizados). Es decir, “apreciar” la realidad de tal forma puede ser perjudicial para nuestra empatía al momento de valorar el entorno más cercano, pues la manera cómo nos proyectamos y percibimos a los demás a través de las redes sociales impacta en nuestras emociones.

Eres inseguro

Muchos influencers nos han vendido un mundo perfecto… que al fin y al cabo es apariencia, pero queremos copiar. Un mundo exclusivo para mostrar las cosas bellas de la vida, donde nadie hable sobre momentos “feos”. De seguro, una que otra vez te has sorprendido pensando qué contenido le podría gustar a tu comunidad virtual, por muy pequeña que sea.

Particularmente, a veces elijo compartir ideas que sé que cuentan con gran aceptación social y evito temas polémicos, pues quiero likes y seguidores. Pero, también hay casos que llevan a juzgar y a ser crueles con la percepción de la imagen: hay personas que cuando se miran en el espejo no son capaces de aceptarse tal y como son. Esto tiene mucho que ver con los estándares de bellezas impuestos por las pasarelas de modas y concursos de belleza, donde la mujer flaca, alta y de punta en blanco tiene privilegios.

Muchos, para mejorar su imagen, se someten a cirugías estéticas de todo tipo. Sin embargo, a todos no les funciona y varios continúan dependiendo de las opiniones de los demás y odiándose a sí mismos. ¿Qué quiere decir esto? Que trabajar en nuestra salud mental es muchísimo más importante que hacer que nuestro cuerpo se parezca al de Kendall Jenner porque ¿de qué vale una cintura de avispa si nos sentimos de la patada?

Recuerda que no todo es tan bonito como lo pintan en las fotos y la realidad es lo que sucede fuera del móvil.

Tiendes a ser susceptible a las noticias

Un componente que entra en juego cuando compartimos imágenes, fotografías, noticias, ideas, etc. es el emocional. Publicamos estas cosas porque existe un vínculo: es cercano, nos parece divertido, concuerda con lo que pensamos y defendemos, etc.  También se suele creer que todo tema que tome relevancia en las redes sociales es verdadero –sin tomar en cuenta otros factores–. Así es más fácil fijar posición: es algo que conmueve y estamos dispuestos a reaccionar según reaccione la masa.

No vayamos muy lejos: los problemas de violencia entre Johnny Depp y Amber Heart. Recientemente la filtración de una llamada le dio la vuelta a la tortilla y ahora Johnny Depp pasó a ser la víctima y, como era de esperarse, la mayoría de los usuarios de Facebook, Instagram y Twitter salieron en su defensa, tal y como lo hicieron con Heart en el 2016.

La manera de abordar los acontecimientos ajenos y los puntos de vista de otros ocasiona sensibilidad sobre la propia postura y, probablemente, desencadena una especie de ceguera digital que impide tener empatía hacia los demás, aunque se desconozca la vida real de los implicados y las pruebas que los incriminan. Por otro lado, muy pocos se toman el tiempo de analizar las pocas pruebas que se tienen a la mano, sino que se dedican a lanzar insultos.

Miedo a no estar en nada en tiempo real

Existe una excesiva preocupación por revisar las redes sociales en todo momento para no perderse de nada en tiempo real. Revisar o stalkear muy seguido a nuestros amigos es señal de angustia por saber qué están haciendo, sobre todo cuando no están contigo.

No cabe duda de que estas aplicaciones móviles nos permiten estar en contacto con las experiencias de otros usuarios. Sin embargo, cuando revisas constantemente qué está pasando en internet, las fotografías que tus amigos comparten sin ti podrían generarte tristeza, sentimientos de soledad, incompetencia y… pues de que te estás perdiendo momentos gratificantes y, por ende, no tienes qué publicar.

En conclusión, los Smartphone y las Apps nos han llevado a pensar que la vida es lo que sucede en la pantalla del móvil y no es así: no está bien que las redes sociales definan y consuman nuestras vidas. Así que si sientes ansiedad, angustia y nada de satisfacción al alejarte del mundo digital por unas horas, te invito a buscar ayuda profesional.

 Versuasions en Español by Ms. Helena Mendoza

Read More


A menudo escuchas “las mujeres son muy complicadas”, una afirmación que no es totalmente cierta pero que al final siempre es lo que aplican los hombres en el momento de hablar acerca de una relación de pareja. Los seres humanos, somos complicados de entender, desde el mismo momento del nacimiento incluso y esto se va incrementando a medida que vivimos experiencias en nuestras vidas.

No hay como tal una sola formula que pueda decir que realmente queremos las mujeres, pero si hay una serie de elementos que pueden hacer de tu vida en pareja lo que sueñas, sin temor a equivocarte y sabiendo que puede cambiar cualquier cosa que hagas. Partir del respeto siempre será el paso inicial en cualquier relación entre humanos, sea de pareja o de amistad.

Tratar de entender a todas las féminas por igual te llevara solo a no ver lo que realmente debes ver cuando estas en la búsqueda de esa compañera de vida. De hecho, si ves a una persona y la comparas con otra con la que hayas vivido, cometes el primer error que es letal para iniciar cualquier relación.

Cuando hablas de preferencias siempre debes ver la edad y la madurez de la persona que te lo dice. En mi propia experiencia de vida puedo decirte que la edad va marcando diferentes prioridades y eso es algo que debes tomar en cuenta cuando quieras analizar a una mujer. Quizás en este momento te sientes confundido, pero tranquilo, aquí estamos para ayudarte.

Preferencias: ¿La edad influye?

Como te hemos dicho, la edad es un elemento fundamental en las preferencias de las mujeres, pero vamos mas allá, no es solo la edad biológica, yo me inclino por decir que es la edad psicológica lo que hace que las prioridades cambien y que los intereses sean otros.

Ahora bien, en general si existen algunos patrones de conducta que pueden repetirse en la mayor parte de las mujeres, siendo ese “común” entre todas. Nosotras, sin importar la edad que tengamos siempre vamos a querer una persona con estos atributos: la confianza, la caballerosidad, la sinceridad, que te consideres su prioridad y que genere esa complicidad a nivel sexual. Todo parte de querer encontrar a esa persona que te respete y valore como mujer.

Una de las cosas que nos gusta a las mujeres es ver que la persona que nos atrae tiene confianza en sí mismo, pero confianza para afrontar cualquier reto en pareja. No se trata de atracción hacia un hombre presumido, se trata de tener la capacidad de decidir en conjunto las cosas que sean mejor para la relación.

Las mujeres por alguna razón u otra siempre vamos a tratar de idealizar a la persona que queremos a nuestro lado, si bien es cierto que debemos amar sin ninguna condición, para nosotras que haya entendimiento y que él esté dispuesto a ceder en algunos aspectos puede ser determinante para iniciar una relación.

La edad como tal no influye del todo, pero si la madurez con la que se afronten cada una de las situaciones de la vida. Quizás cuando somos más jóvenes, por no tener experiencia en el amor podemos caer en simplemente idealizar y “enamorarnos” del físico sin mezclar esa atracción con la parte emocional.

Es una edad compleja pero que a su vez es bonita porque todos pasamos por ella. Sin embargo, no existe nada más bonito que iniciar una relación en la que se pueda vivir cada etapa en conjunto con alguien, compartiendo cada momento y siendo uno parte del otro en todo momento.

Siempre ten en cuenta, que lo primero que una mujer siempre va a evaluar de ti es el respeto con el que te diriges a ella y que la valores como persona. Ser detallista es un gran indicio de que valoras y en definitiva, ¿a qué mujer no le gusta que le consientan en todo momento? Sentirse atendida es una de las cosas más lindas en una relación, porque simplemente demuestras lo importante que es tu pareja para ti.

Un detalle sumamente importante es nunca dejar de demostrar lo importante que es ella para ti. Puedo decirte, que si tienes eso lo tienes todo, porque a pesar de que uno como mujer siempre busca estabilidad, compañía, construir un proyecto de vida y cosas mucho más profundas, algo tan sencillo como saber lo mucho que importas que en muchas ocasiones lo das por sentado y que casi siempre por la rutina se olvida o se deja de hacer, es la base de una relación bonita.

Si bien es cierto que a medida que vamos madurando, todo lo demás viene solo y cada cosa va cambiando, las prioridades transformándose en otras, existen cosas elementales que siempre van a ser importantes a la hora de buscar una pareja. En lo particular, puedo decirte que un aspecto que nunca debes olvidar es ser responsable, no hay nada más bonito que encontrar en una persona sentido de la responsabilidad, que sepa los retos que está asumiendo al iniciar una relación de pareja.

Sentirse burlada o utilizada, es lo peor que puede sucederle no solo a una mujer, sino a cualquier persona, ten cuidado con eso. Siempre que busques una pareja recuerda que las cosas que haces en todo momento pueden reflejarse de igual forma en ti y todo lo malo que puedas hacerle a una persona es probable que tú también lo sufras. Como mujeres, nos cuidamos mucho de sufrir y por eso puedes llegar a notar que somos desconfiadas.

En definitiva, complacernos no es que sea complejo o difícil, sino que debe estar basado en el amor y el error de muchas personas es que a veces no aman, pero generan falsas esperanzas, por eso nuestras exigencias a la hora de encontrar pareja.

Por supuesto siempre ten claro algo, el respeto es la base de cualquier relación y “complacer” en todo, tampoco es lo más sano que puedas hacer, porque recuerda, una pareja es compartir absolutamente todo, incluyendo responsabilidades en cada acto. Así que, si, se caballero, sincero y respeta a esa mujer que te atrae pero nunca dejes de valorarte como persona.

Helena Mendoza

Con amor y mucha verdad.

Read More


Las redes sociales también afectan negativamente tus emociones y tal vez no te has dado cuenta. Aunque parezca increíble pueden perjudicar la salud mental de los usuarios, hasta el punto de causarles problemas psicológicos como depresión y/o ansiedad.

Por lo tanto, es sumamente importante tener conciencia de que las plataformas digitales son un arma de doble filo: aunque tienen beneficios, también generan efectos nada favorecedores para las emociones, sobre todo por su inadecuado uso. Nosotros los jóvenes somos las personas más vulnerables, ya que “nunca” hemos imaginado un mundo sin internet y sin Smartphone.

Te voy a dejar un cuestionario, y si los “si” superan los “no”, entonces las cosas no andan bien: ¿Pierdes más tiempo de lo que crees en las redes sociales? ¿Sientes la necesidad de postear cada cosa que haces o dices? ¿Te sientes inseguro cuando la cantidad de likes es menor a la esperada?

Por otro lado, esto no quiere decir que todos los usuarios se verán afectados emocionalmente. Todo depende del tiempo que le dedicas a las redes. Específicamente, si crees que no existe un mundo más allá del digital, probablemente requieras ayuda. Para ayudarte, te traigo algunas razones o comportamientos que reflejan que las aplicaciones móviles impactan negativamente en nuestras emociones.

No duermes, ni sabes qué hora es

Las redes sociales causan problemas como la falta de sueño y la perdida de noción del tiempo. A muchos les cuesta irse a dormir sin revisar el móvil, y cuando lo hacen pasan toda la noche en línea. También, sucede que durante el día comen a destiempo por estar absortos en el mundo digital.

Apuesto a que también has utilizado el móvil –o la computadora– toda la noche. Estos comportamientos son tan comunes que llegamos a considerarlos normales e inofensivos, cuando no lo son. De hecho, cuando son recurrentes, terminan por repercutir en nuestro rendimiento físico y emocional. Por ejemplo, si no duermes por lo menos ocho horas diarias, difícilmente podrás prestar atención en el día, ya que estarás agotado mentalmente y, entonces, la torpeza mental será tu nueva compañera de vida.

Te aíslas y pierdes interés por el mundo real

Las personas que están pendientes de registrar momentos de su vida para publicarlos tienden a perderse y disfrutar de estos momentos. Para ellos, en una cena con amigos es más importante mostrarle a la comunidad virtual lo que hace, que conversar cara a cara con su entorno inmediato.

Las redes sociales nos alejan tanto de la realidad que somos capaces de presenciar un choque y seguir metidos en el teléfono, también de no escuchar cuando nos hablan cara a cara, pero sí de responder por DM en cuestión de segundos.

El móvil y las plataformas nos mantienen hipnotizados (o idiotizados). Es decir, “apreciar” la realidad de tal forma puede ser perjudicial para nuestra empatía al momento de valorar el entorno más cercano, pues la manera cómo nos proyectamos y percibimos a los demás a través de las redes sociales impacta en nuestras emociones.

Eres inseguro

Muchos influencers nos han vendido un mundo perfecto… que al fin y al cabo es apariencia, pero queremos copiar. Un mundo exclusivo para mostrar las cosas bellas de la vida, donde nadie hable sobre momentos “feos”. De seguro, una que otra vez te has sorprendido pensando qué contenido le podría gustar a tu comunidad virtual, por muy pequeña que sea.

Particularmente, a veces elijo compartir ideas que sé que cuentan con gran aceptación social y evito temas polémicos, pues quiero likes y seguidores. Pero, también hay casos que llevan a juzgar y a ser crueles con la percepción de la imagen: hay personas que cuando se miran en el espejo no son capaces de aceptarse tal y como son. Esto tiene mucho que ver con los estándares de bellezas impuestos por las pasarelas de modas y concursos de belleza, donde la mujer flaca, alta y de punta en blanco tiene privilegios.

Muchos, para mejorar su imagen, se someten a cirugías estéticas de todo tipo. Sin embargo, a todos no les funciona y varios continúan dependiendo de las opiniones de los demás y odiándose a sí mismos. ¿Qué quiere decir esto? Que trabajar en nuestra salud mental es muchísimo más importante que hacer que nuestro cuerpo se parezca al de Kendall Jenner porque ¿de qué vale una cintura de avispa si nos sentimos de la patada?

Recuerda que no todo es tan bonito como lo pintan en las fotos y la realidad es lo que sucede fuera del móvil.

Tiendes a ser susceptible a las noticias

Un componente que entra en juego cuando compartimos imágenes, fotografías, noticias, ideas, etc. es el emocional. Publicamos estas cosas porque existe un vínculo: es cercano, nos parece divertido, concuerda con lo que pensamos y defendemos, etc.  También se suele creer que todo tema que tome relevancia en las redes sociales es verdadero –sin tomar en cuenta otros factores–. Así es más fácil fijar posición: es algo que conmueve y estamos dispuestos a reaccionar según reaccione la masa.

No vayamos muy lejos: los problemas de violencia entre Johnny Depp y Amber Heart. Recientemente la filtración de una llamada le dio la vuelta a la tortilla y ahora Johnny Depp pasó a ser la víctima y, como era de esperarse, la mayoría de los usuarios de Facebook, Instagram y Twitter salieron en su defensa, tal y como lo hicieron con Heart en el 2016.

La manera de abordar los acontecimientos ajenos y los puntos de vista de otros ocasiona sensibilidad sobre la propia postura y, probablemente, desencadena una especie de ceguera digital que impide tener empatía hacia los demás, aunque se desconozca la vida real de los implicados y las pruebas que los incriminan. Por otro lado, muy pocos se toman el tiempo de analizar las pocas pruebas que se tienen a la mano, sino que se dedican a lanzar insultos.

Miedo a no estar en nada en tiempo real

Existe una excesiva preocupación por revisar las redes sociales en todo momento para no perderse de nada en tiempo real. Revisar o stalkear muy seguido a nuestros amigos es señal de angustia por saber qué están haciendo, sobre todo cuando no están contigo.

No cabe duda de que estas aplicaciones móviles nos permiten estar en contacto con las experiencias de otros usuarios. Sin embargo, cuando revisas constantemente qué está pasando en internet, las fotografías que tus amigos comparten sin ti podrían generarte tristeza, sentimientos de soledad, incompetencia y… pues de que te estás perdiendo momentos gratificantes y, por ende, no tienes qué publicar.

En conclusión, los Smartphone y las Apps nos han llevado a pensar que la vida es lo que sucede en la pantalla del móvil y no es así: no está bien que las redes sociales definan y consuman nuestras vidas. Así que si sientes ansiedad, angustia y nada de satisfacción al alejarte del mundo digital por unas horas, te invito a buscar ayuda profesional. O si eres tímidamente deja tus comentarios y haremos todo lo posible para ayudarte. Cuéntanos tu historia.

Versuasions En Español La Señora Helena Mendoza

Read More


Las emociones son sin duda una fuente inagotable de energía, esos impulsos que hacen a las personas actuar en todas las actividades cotidianas. Cada una de las acciones y reacciones que experimentamos nos llevan a ir forjando nuestro carácter de la forma más compleja que podemos imaginar. Pero hay situaciones en nuestras vidas que al causar dolor o impotencia, pueden llevar a formar miedos en nosotros.

Un sentimiento que encaja perfectamente en esta historia es la culpa, emoción que surge cuando sentimos que rompemos un significado personal o social, es decir, cuando hacemos algo que va en contra de lo que familiarmente se nos ha enseñado, o lo que moralmente esta “bien”.  Cuando experimentamos sentimientos de tristeza, dolor, vergüenza, remordimiento o autocompasión, estamos siendo víctimas de la culpa.

El tema está en que como cualquier sentimiento, la culpa puede apoderarse de nosotros y convertirnos en otra persona que no conocemos. Esto simplemente puede convertirse en una traba para poder avanzar con nuestros proyectos y metas personales y profesionales, generando un ambiente en nosotros sin ganas de seguir o sencillamente con muchos miedos para tomar alguna decisión importante.

Como ya vimos, la culpa se produce como una reacción ante una situación  de estímulo que proporciona inestabilidad, al no estar dentro de las cosas que como humanos nos permitimos hacer porque “están bien”. Entonces, al ser víctima de ella entramos en un estado de hacernos muchas preguntas a nosotros mismos, por miedo a repetir la acción que generó en el pasado un sentimiento de culpa. La primera pregunta es ¿Cómo liberarme de la culpa? Sigue estos sencillos consejos.

La Culpa se apodera de mí: ¿Cómo puedo deshacerme de ella?

Ser señalado por cualquier situación es algo que pasa más a menudo de lo que pensamos, siempre existirá alguien que critique tus acciones. Lo importante es no perder el rumbo y saber que lo que haces te hace feliz a ti como persona y que no tiene por qué afectarte si te juzgan o no.

Todos experimentamos este sentimiento en cualquier situación, porque al ser una reacción, la culpa se genera en las acciones más pequeñas, pero, lo que sí está mal es que dejes que ella se apodere de tu vida y de tus decisiones. En primer lugar debes tener presente algo muy importante: el pasado sirve para aprender, pero no es el dueño absoluto de tu futuro, recuérdalo pero no te pongas al servicio de él.

Para eliminar la culpa, debes comenzar aceptándola, esto es, saber que es un sentimiento que va a generarse cada vez que tenga que aparecer y que se va a manifestar en cualquier situación de riesgo. Tratar de negar que existe solo va a llevarte a un clima de preocupaciones innecesarias que lejos de ayudarte a superarla te van a llenar de otras cargas emocionales.

Una vez que aceptes que este sentimiento va a surgir como una acción normal en tu vida, puedes continuar con analizar que te está produciendo este sentimiento y de donde viene tu preocupación para que surja. En muchas ocasiones sucede que nos sentimos culpables pero no tenemos certeza de cuál es la razón de la culpabilidad. Buscar esta razón, va a ayudarte a conocerte y a saber de qué forma puedes atacar este sentimiento sin necesidad de preocuparte por lo que signifique.

Ahora bien, cuando ya sabes lo que te está produciendo este sentimiento, es bueno que analices también por qué te sientes culpable de lo sucedido. Pasa que en diferentes situaciones uno puede sentirse culpable de absolutamente todo lo sucedido pero no mira bien si existen otros actores que tienen parte de culpa en la situación.

Este paso es sumamente importante, pues, no siempre nos detenemos a pensar con sinceridad que tan culpables somos que una situación haya pasado de esa forma. Por ejemplo, en una ruptura de pareja, una de las personas involucradas puede sentirse totalmente culpable de lo sucedido, pero eso es una mala concepción, pues en una ruptura de pareja simplemente hay decisiones en juego de ambas partes y así como para comenzar, para romper también se necesitan dos.

Analizar las cosas que generan culpa es una forma de identificar lo que puedo hacer para liberarme de ella. Por eso, el siguiente consejo es construir sobre la base de tu análisis, que no es más que evaluar si existe la forma de enmendar el daño que se ha hecho, o simplemente aprender de la situación sin cuestionarnos por qué lo hicimos en un momento dado, sino saber que lo hice pero que no es conveniente para mi felicidad volver a hacerlo.

Finalmente, considerar que la culpa es un sentimiento que nos permite aprender y que nos ayuda a crecer como personas. No cargar con ella en el futuro, sin recordar que la situación que nos produjo este sentimiento quizás no sea la más idónea para repetirla una y otra vez. Esto es, “miro en mi pasado lo que me genero culpa, lo analizo y sigo con mi presente y mi futuro”.

Liberarnos de la culpa no siempre es tan sencillo como parece, pues sugiere un análisis interno que muchas personas se niegan hacerse por simplemente no creer que lo podrán lograr y por estar sumergidos en las cargas que no le permiten avanzar. Recuerda siempre que todas las acciones tienen consecuencias y que no todas son positivas.

Sin duda, siguiendo esto que te digo, no todas las acciones tienen consecuencias positivas, pero, siendo positivas o no, cada una de las cosas que hacemos son necesarias para forjar nuestro carácter y capacidad de decisión, siendo nosotros mismos quienes definan cada cosa en su lugar sin tener que caer en un mar de angustia y preocupación.

Lo más importante es ver cada consecuencia, negativa o positiva, como parte de ese gran océano de aprendizaje que es la vida misma, sin condicionar como actuamos y viendo que en algún punto cada vivencia se transforma en algo nuevo que de acuerdo a como lo veamos nos puede ayudar a ser felices y a sentirnos bien en nuestro interior.

Versuasions en Español by Ms. Helena Mendoza

Read More


Cuando hablamos de amor surgen muchos recuerdos buenos y malos en nuestro corazón y es que ¿Quién no ha experimentado una ruptura amorosa en su vida? Si, en definitiva sabes de lo que te estoy hablando y seguramente en este momento te identificas con esta situación de la que hablo.

Empezar una relación de pareja es lo más bello que puedes experimentar con alguien, sentir como se corresponden esas sensaciones, como cada uno de los sentimientos se conectan perfectamente y sin forzarlo todo sale bien. El problema en nuestro corazón comienza cuando vemos que ya está complicidad no se maneja de la misma manera y todo comienza a complicarse, incluso hasta llegar a la ruptura.

Siempre que ves en tu relación alguna diferencia, empiezas a cuestionarte cada paso que has dado, incluso, a considerar que lo mejor es la ruptura. Pero esta situación no es nada sencilla de enfrentar, pues cosas que haces a diario en compañía de tu pareja dejan de hacerse una vez que pasas por esta etapa tan dolorosa.

Una relación sin duda es un consenso entre dos personas que se sienten y quieren de una forma. Por esto, se hace bastante difícil enfrentar una situación de ruptura, porque trasciende al plano sentimental y puede provocar una seria depresión en la persona que la padece y generar consecuencias negativas en muchas acciones.

Sin embargo, como toda experiencia de vida esta también existe para enseñarnos a superar adversidades u obstáculos que se nos presentan. Si bien es cierto que causa dolor y mucha impotencia perder una relación que se ha construido, hay maneras de enfrentar esta situación y salir airoso de ella sin provocar daños fuertes y duraderos en nuestra vida. Aquí algunos consejos para que logres superar las rupturas amorosas por las que puedas estar pasando.

¿Qué hacer ante una ruptura amorosa?

Sentir esa sensación de vacío cuando terminamos una relación es inevitable, muchas cosas que estábamos acostumbrados a hacer dejan de existir en nuestras vidas, causando un complejo trance en medio de un sentimiento y una emoción que era prácticamente todo en nuestras vidas. Pero, además del vacío, un sentimiento que embarga nuestro ser cuando terminamos es la culpa, la impotencia de no haber podido evitar que esto sucediera.

Como seres humanos, nuestra mente se acostumbra a ciertas cosas y cuando deja de hacerlas suele alterarse ese patrón y generar incomodidad, tristeza, dolor, rabia y otras emociones. Pero debes saber que es absolutamente normal sentir esto cuando terminas con alguien y que todos los que hemos pasado por eso te entendemos y estamos aquí para ayudarte a superarlo.

Superar una ruptura amorosa no es tan sencillo como podemos pensar, porque son etapas que debes pasar para sanar cada parte de tu ser. Muchas personas a menudo dicen que el tiempo lo cura todo, sin duda, el tiempo es un buen consejero para superar las rupturas, pero tiempo solo no basta para superar esta situación.

En primer lugar, como toda tristeza y dolor las rupturas tienen su etapa de duelo, en el que lloras, te preguntas muchas cosas y en el que puedes sentirte sin rumbo. Es normal esta etapa, lo que no debes permitir es que tu proceso se quede en ella. Un tiempo prudencial puedes mantenerte en esta etapa que es muy importante porque en ella vas a darte cuenta de las fallas que pudiste tener con tu pareja y que fueron parte de esa situación.

Vas a sentirte culpable muchas veces, pues estas viviendo un sinfín de preguntas que muchas veces no podrás responder. Sin embargo, debes analizar en este momento todo lo que puedes sacar de esta experiencia y lo que vas a corregir en un futuro, para que esto no se convierta en una historia repetida.

La segunda etapa es aceptar que ya no existe esa relación en la que estabas diariamente y que tu vida es ahora el centro de todo. Es muy importante que en esta etapa tomes todas esas preguntas que te hiciste durante tu duelo y comiences a construir a partir de ellas. No hay nada mejor que ser uno mismo quien rectifique y reflexione sobre sus propias acciones.

Finalmente, la tercera etapa que es la fase de ver tu mirada hacia el futuro es comenzar a ser una persona sin cargas, dejando en el pasado cualquier experiencia dolorosa, valorándote y creciendo cada vez más a partir del aprendizaje que te pudo haber dejado pasar por una situación difícil. Pero ten cuidado, cuando estés en esta etapa viendo al futuro trata de no guardar rencores, sino más bien verlo como una prueba superada.

Lo más importante es que en el proceso busques conversar con tu familia, amigos o simplemente escribas, para que logres sacar de tu corazón cualquier mala energía que puedas haber guardado al transitar este camino de espinas. Recuerda siempre que cada experiencia vivida es un mundo lleno de aprendizajes en el que hasta una opinión puede hacer la diferencia.

La vida está llena de situaciones difíciles que te ayudan a formar como persona y a aprender como debes actuar en cada lugar y ante cada persona. Por más fea que se vea o sienta lo que pasas en un momento dado, debes saber que todo tiene un propósito y que está en ti lograr que ese propósito se cumpla a cabalidad. No te sientas mal, si en este momento te toco vivir una ruptura amorosa, no es más que otra prueba a superar, otro obstáculo que seguramente podrás vencer.

Por último, nunca permitas que terminar una relación de pareja te lleve por un camino de indecisión o de rencores. Recuerda siempre que como ser humano eres muy valioso y mereces respeto, mereces amor y cariño. Que nadie logre sacar esto de tu pensamiento, porque lo primero que debes tener contigo es el amor propio y el valor como persona. Nunca cometas el error de poner tu felicidad después de la felicidad de los demás, para poder estar bien hay que amarse y respetarse uno mismo primero.

 Versuasions en Español by  Ms. Helena Mendoza

Read More


Muchas personas no se han dado cuenta o no le han prestado la debida atención pero… Hay países que están, literalmente, en las ruinas. Lastimosamente, soy parte de uno de ellos. Esta probablemente sea una de las redacciones más honestas que he hecho y me he despojado de todo vocabulario complejo para darle espacio a mis más profundos pesares.

Me levanto a diario sin reconocer lo que veo a mi alrededor. Las calles que vi cuando apenas era una niña ya no son transitables. Mi parque favorito ya no está cubierto de ese verde espléndido que tanto me encantaba. Mis vecinos ya no sonríen con la misma calidez y los niños de mi vecindario ya no disfrutan salir a jugar.

Cualquier pensará que decidí mudarme a una nueva ciudad pero no fue así. Sin embargo, siento que me arrebataron todo lo que mi pequeño y tan querido pueblo me ofreció durante tanto tiempo.

Es increíble ver lo que una situación de tensa política y conflicto puede hacerles a los ciudadanos de un país tan hermoso como el mío. No hay una cara que esté llena de dicha o inocencia. Solo hay tristeza, hambre e infelicidad.

Recuerdo que apenas tenía 10 años cuando tuve que salir a trabajar por primera vez. A mis 18, con una familia de 6 miembros y una pequeña niña discapacitada viviendo en una nación en la que comer es una tarea casi imposible, solo podía dormir menos de cuatro horas al día para poder estudiar y trabajar al mismo tiempo. Y no, no me lamentaba mucho de ello; hasta que me di cuenta que esa no era únicamente mi realidad. Había muchos otros como yo. Muchos más de los que me gustaría contar.

Me costó entender lo que estaba sucediendo. Tardé mucho en darme cuenta que mis plegarias no funcionarían de un día a otro. En su lugar, tuve que descubrir una manera de existir sin que mi alma se quebrara al ver cómo la tierra en la que nací está muriendo.

Me duele mucho ver como la comida se ha convertido en un regalo perfecto de cumpleaños. A veces, desayunar es un premio para un niño que saca buenas calificaciones o se comporta de buena manera durante la semana. Y aunque ya nos hemos acostumbrado a ese accionar, no está bien. Nos hemos condicionado al problema. Nos hemos adaptado al desastre… Pero, lastimosamente, no tenemos más que hacer.

Quisiera poder despertarme un día y verte vivir de nuevo, madre mía. A ti, cuyos bellos jardines fueron testigos de mis caídas, cuyos perfectos mares me enseñaron a sumergirme bajo las asombrosas posibilidades de un fantástico universo. A ti, mi Venezuela, que me viste crecer.

Versuasions en Español by Angie Prieto.

Read More


Los sentimientos son la forma que tenemos para expresarnos ante las demás personas, y es que nacen de la parte más íntima de nuestro ser. El más grande y complejo sentimiento que se puede experimentar es el amor, con características casi inexplicables, que dan un impulso al alma sin explicación alguna.

Por curioso que sea, el amor, siendo el sentimiento más poderoso en un ser humano, es difícil de encontrar y puede confundirse. Te has preguntado ¿Cuál es el verdadero amor? Pues al ver cómo va tu día a día, debes haberlo hecho muchas veces, simplemente pensando en detalles como: la convivencia en pareja, la atracción, la pasión y a costumbre.

Si bien es cierto que la atracción y la pasión son dos cosas súper importantes para distinguir el amor verdadero, no lo son todo. Amar, no es sencillo y ser amado mucho menos. Cuando comienza a surgir el sentimiento entre dos personas que se ven y simplemente sienten la necesidad de estar juntos a pesar de todo, comienza el enamoramiento. Pero, ¿es solo eso lo que define el amor verdadero?

Por difícil que sea saber si lo que sientes es amor verdadero, debes abrirte a conocer cada una de las experiencias que la vida te prepara. Estar enamorado es una de las mejores cosas que pueden sucederte, pues a través de esa emoción comienzas a conocer cada cosa que te gusta hacer junto a alguien más.

Sentir que la persona a quien dices amar, se interesa en ti y también busca cada instante para disfrutarlo contigo, es una buena señal de que estas por conseguir el amor verdadero. Pero, ese sentimiento va más allá de interés mutuo. Al comenzar una relación suele confundirse la etapa de enamoramiento con “el amor verdadero”, es aquí cuando se da luego la desilusión. Aquí algunos consejos que te van a orientar en este camino.

¿Qué tipo de Amor es el Verdadero?

Cuando se habla de amor en pareja, pueden existir muchas características que distinguen el sentimiento entre una y otra pareja que conocemos. El amor romántico que avanza solo hasta la etapa de enamoramiento, el posesivo en el que una de las personas o ambas buscan controlar, el que se basa solo en la atracción física, el que se basa en la amistad, el que cultiva solo la intimidad.

Todos estos que mencionamos, son a menudo descripciones que obtenemos cuando preguntamos a varias personas ¿Qué es el amor verdadero?  Y es natural que respondan con tanta variedad, pues cada ser humano, dependiendo de lo que haya vivido y de cómo haya construido su pensamiento interpreta su propia forma de amor verdadero.

Sin embargo, cada uno de los tipos de amor que mencionamos, por sí solo, no constituye el amor verdadero. Amar no es poseer, amar es decidir estar y compartir con una persona; tampoco es controlar, es dejar a la otra persona ser libre y decidir que también quiere estar contigo; tampoco es solo atracción, es construir de la atracción física esa complicidad que te permita confiar y compartir sin ninguna inseguridad.

Pero hay algo que muchas personas no ven y por eso les cuesta mucho encontrar el amor verdadero: para encontrar el amor verdadero debes amarte primero, con todas tus virtudes y defectos, con todos tus miedos y fortalezas. Esto es lo primero que tienes que saber para poder encontrar lo que anhelas en tu vida.

Sin amarte, no podrás encontrarlo. Sencillo como pensar en que el amor verdadero nace del respeto y se va construyendo día a día, ese es el primer indicativo de que el sentimiento que estas experimentando es el amor real, algo que trasciende de solo ver a la otra persona y quererlo en la intimidad para apropiarse de su vida.

¿Querer es amar? No, querer no es amar, pero si es una parte de lo que llamamos amor. Querer, sintiendo que el ser a quien quieres es libre y por decisión elige estar contigo es otra fase importante del amor verdadero, pero no solo eso, sentir que la persona que está contigo te quiere y también está consciente de que eres libre y decides estar a su lado, también es necesario.

Quizás escuchas en una pareja “ven que te necesito” y piensas que en tu relación no hay amor por el simple hecho de no sentir eso mismo que escuchas, pues no, no es así. El amor verdadero no es necesitar, es elegir compartir tu vida al lado de otra persona que te entiende y que te ayuda en todo lo que puedas necesitar, sin ningún pero.

Es sencillamente un amor que se basa en la comprensión, el respeto, la madurez y en poder enfrentar al mundo entero juntos, por decisión propia. No es reflejarse uno en el otro, sino compenetrarse a tal punto que tan solo con una mirada se entienda todo lo que viene a continuación, sentirse tan bien el uno con el otro que la complicidad surja en el momento preciso, sin explicaciones, sin ataduras y sin complejos.

Algo muy importante, el amor verdadero no es el que trata de ser como tú quieres que sea, es el que siendo como es normalmente, logra que tú le aceptes sin condiciones y sin necesidad de cambiar tus acciones, ni tu forma de pensar y sabiendo que en ciertos momentos, no puedes estar del todo contento, pero que tienes disposición a solucionarlo. Una sencilla forma de conocer que no es ser perfecto, es simplemente hacer de la imperfección lo que se quiere lograr.

Vivir buscando encontrar el amor verdadero, es quizás uno de los errores más notables en todas las personas, pues, a primera vista es casi imposible detectarlo. Por eso, el mejor consejo que puedes aplicar es vivir el presente sin esperar y en el momento en que nazca amor, observar si se puede construir el amor verdadero con esa persona, evaluando con cada acción lo que hemos mencionado y creciendo juntos en un sendero de respeto e igualdad. Lo más importante para encontrar el verdadero amor es nunca dejar de ser “tú mismo”.

Versuasions en Español by  Ms. Helena Mendoza

Read More


Muchas personas que se separan aspiran a poder seguir manteniendo una relación amistosa con su ex. ¿Es posible? Digamos que no es imposible, pero hay varios factores por los que uno o ambos querrían continuar la amistad y que si no están del todo resueltos podrían traer problemas.

  1. ¿Existe aún un deseo sexual latente? Si es así, si todavía consideras que tu ex es atractivo-a es posible que tu intención sea mantener el vínculo sexual de tanto en tanto y esto podría lastimar a alguno de los dos que no tenga las cosas claras.
  2. Querer controlar la emociones: éste puede ser otro factor que te ate a tu ex, querer saber qué hace y con quién está, cómo se siente con otras personas. Esto no solo ata emocionalmente a esa persona a ti sino a ti con esa persona, no podrás iniciar un camino nuevo si estás pendiente de alguien más.
  3. No querer hacerle daño: la promesa de una “amistad” cuando rompes con una persona te hace sentir menos mal, pero puede ser algo que no puedas sostener a futuro y quizás sea más dañino.
  4. Tienen cosas en común: hijos, mascotas, etcétera. En este caso sería ideal mantener una relación amistosa, pero no necesariamente se trate de amistad, es posible que no quieras saber más de la cuenta sobre su vida.

La relación con alguien con quien has salido, y sobre todo si fue mucho tiempo, raramente se parezca a la que tienes con un amigo a la que nunca te unió un vínculo sexual y romántico. ¿Podría darte un consejo amoroso sin comparar la relación que tenían juntos?

Sin embargo los psicólogos dicen que es posible si han pasado varios años desde la ruptura y ya ninguno de los dos tiene un interés paralelo. Es más probable que se de en los casos en que ambos saben que se acabó el amor y no en aquellos en que uno de los dos tomó la decisión.

Lo más importante es que ambos tengan claro que no les impedirá iniciar una relación con una nueva persona y que no se confundan. Hay casos que funcionan y casos que no, si te parece que vale la pena intentarlo, pues ¡adelante!

Versuasions En Español

Cynthia Diviño

Read More


Una ruptura puede parecer el fin del mundo; ilusione, planes y proyectos se vienen abajo y hay que aceptarlo y reconstruirse. Pero así como se ve todo lo malo en un momento, pronto nos damos cuenta de que hay muchas cosas productivas que podemos sacar de las cenizas.

  • Aprendemos a estar solos: después de cortar con alguien muchas veces nos damos cuenta de que estar sin pareja no necesariamente significa “Estar en solo-a”, la verdad es que a la vida venimos solos y elegimos a lo largo de ella quién nos acompaña, cuánto más aprendemos qué disfrutamos y cómo nos sentimos cómodos más fácil elegir a la o las personas que compatibilicen con esa vida que queremos. Estar bien solo es clave para luego “elegir” estar en pareja.
  • Sabemos cuán fuerte somos: una vez que el dolor pasa sabemos cuánto dolor somos capaces de sobrellevar y nos volvemos más fuertes. Es necesario hacer el duelo para aprender y salir fortalecidos.
  • Aprendemos a saber hablar: sabemos qué no queremos o qué hicimos mal pero sobre todo sabemos que hay cosas que no dejaríamos pasar con otra pareja. Estaremos más alertas a ciertas señales para poder hablarlas antes de que estallen.
  • Sabes que no debes intentar cambiar a alguien: la gente sólo cambia si quiere hacerlo y no hace falta que nadie les esté atrás, los cambios se producen desde dentro, incluso es posible que cambie con su próxima pareja. La clave es entender que no quiere eso “contigo”. De la misma forma no deberías dejarte cambiar por otra persona al menos que tú estés dispuesta-o a hacerlo por ti.
  • Valoramos a los amigos: cuando rompemos con alguien vemos quienes son realmente las personas que tenemos alrededor, ya sea familia o amigos, ¡y qué suerte que allí están! Las rupturas enseñan a revalorarlos y compartir más tiempo con ellos.
  • Realización: eres un ser completo, con o sin pareja. Y así debe ser, haz todo lo que haga falta para enriquecerte el alma. Si hay una próxima persona debe venir a acompañarte no a completarte.
  • Nada es eterno: no es eterna la pasión ni el amor, hay que alimentarlos. Nada está garantizado, y esa es también una clave para saber disfrutar.

La ruptura parece un final, pero muchas veces es un comienzo. Es cambiar la piel y tomar un camino alternativo que no tiene por qué ser peor, hasta puede ser muy positivo cuando mires hacia atrás en el futuro.

Versuasions En Español

Cynthia Diviño

Read More


Estamos frente a una era en la que todo ha cambiado, ya nada es igual que antes y difícilmente logramos entender por qué. Las relaciones interpersonales son un ejemplo de ello. Y no, no se relacionado, necesariamente, con aquellas que involucran romance ni algún tipo de amor de pareja. Todas las relaciones actuales tienen la particularidad de fracasar al cabo de un tiempo. ¿Por qué? Hay muchos más factores de los que creemos, de hecho.

Lo primero que podemos ver es la evolución que ha tenido esta generación y lo diferente que es la generación de relevo. Nuestros padres y abuelos no estaban acostumbrados a vivir el estilo de vida que un joven adulto de este siglo lleva.

Ahora, las personas son cambiantes. Sienten esa necesidad insaciable de moverse y no se sienten cómodos desenvolviéndose en un ambiente rígido. Lo que es repetitivo les aburre y las situaciones estancadas los sacan de quicio. Es esto, precisamente, lo que han trasmitido a las relaciones.

El joven de hoy en día difícilmente se compromete. En épocas anteriores, los matrimonios podían durar muchos años; lo que nos hace peguntarnos… ¿Por qué no pasa lo mismo con nosotros y vemos como las uniones nupciales no superan un par de meses? Y lo cierto es que parece que estamos programados para funcionar completamente diferente.

Esta generación se ha visto afectada por el miedo. Las personas temen sentir y salir heridos en el intento. Huyen de los vínculos emocionales y prefieren mantenerse alejados de toda relación que implique involucrase sentimentalmente. Se ha cambiado totalmente el concepto de “para siempre” debido a la forma en la que la nueva sociedad se comporta.

Todo lo que pueda durar mucho tiempo los aturde. Y esto sucede quizás por evitar perderse de vivir otras experiencias que no podrían llevar a cabo haciendo vida en pareja. Además de eso, esta generación nos ha demostrado como cada persona tiene tendencia a estar siempre inmerso en su mundo.

Y todos podemos incluirnos en este hecho. Nos sentimos tan cómodos en nuestro propio espacio que difícilmente admitimos que alguien más entre y forme parte de él. Del mismo modo, hay un choque de perspectivas. La percepción que se tiene del amor actual es contraria a la de nuestros antepasados. Los adolescentes crecen buscando satisfacer sus necesidades físicas, y con esto le refiero a las inmensas ganas de sentir el cosquilleo en el estómago y el temblor en las manos que en el enamoramiento puede generar. Pero conocen muy poco sobre convivencia; por lo tanto, cuando las sensaciones carnales desaparecen, buscan otra fuente que sea capaz de proveerles lo mismo.

¿Tú qué piensas sobre esta situación? ¿Cree que exista algún otro motivo por el que las relaciones actuales no alcanzan el éxito? ¡Comparte tu opinión con nosotros!

Versuasions en Español by Angie Prieto.

Read More